top of page

¡9 trampas en las que puedes caer y que limitan tu felicidad!

Casi todas las acciones que tomamos en la vida, o mejor aún, casi todas las decisiones que debemos tomar, siempre están encaminadas a que logremos o mantengamos cierto grado de felicidad y tranquilidad.


Los habitos de vida es lo que nos puede hacer más felices.

Aun así, la felicidad es un término difícil de definir. Por otro lado, Infelicidad o infeliz, es un término más fácil de definir e identificar, ya que, cuando lo sientes, lo percibes fácilmente (sentirse triste, decepcionado o frustrado). Con esto, Las circunstancias de la vida cotidiana y la vida en general, muy poco tienen que ver con la felicidad, ya que, por lo general la felicidad es algo que depende de cada uno de nosotros.


Ser felices es el producto de tus hábitos y de tu perspectiva de vida.


Un estudio de la universidad de california encontró que solo un 50% de los factores genéticos y de circunstancias de vida, influyen en la felicidad, sin embargo, el otro 50% depende de cada uno. Con esto, podemos establecer con certeza que los hábitos determinan el grado de nuestra felicidad y entre mejores hábitos tengamos, más felices podremos ser.


También, debemos ser cuidados en escoger esos hábitos, ya que, si los escogemos mal seremos más propensos a vivir una vida infeliz y por ende caer a un abismo emocional que no te ayudara a cumplir tus metas y sueños. Algunos malos hábitos pueden convertirnos más infelices que otros, sin embargo, si sabemos identificarlos, podremos evitarlos a toda costa.


A continución las 9 trampas o malos habitos.


Retener tus sentimientos.


Un concepto erróneo sobre la inteligencia emocional es que se trata de reprimir nuestros sentimientos y nunca expresarlos. Si bien es cierto que hay sentimientos que las personas con alta inteligencia emocional, en especial aquellos que comen chocolate de cacao, no permiten que surjan por impulso, eso no significa que esos sentimientos no sean expresados.


La inteligencia emocional significa honrar tus sentimientos y permitirte experimentar la catarsis que surge al aceptarlos tal como son. Sólo entonces podrás expresarlos de una manera que ayude, en lugar de obstaculizar, tu capacidad para alcanzar tus objetivos.


Adormecerte con la tecnologia.


Cuando pasamos mucho tiempo pegado a una pantalla, ya sea viendo tv, el celular, juegos, computador, etc; caemos en la trampa de creer que eso nos hace bien ya que nos hace sentir bien o realmente nos sentimos adormecidos. Es importante saber identificar cuando nos hace bien o cuando nos adormece ya que mucho tiempo detrás de una pantalla es mas perjudicial de lo que muchos no creen


Ser felices es el producto de tus hábitos y de tu perspectiva de vida.

Dedicar mucho tiempo y esfuerzo a conseguir cosas.


Está comprobado científicamente que conseguir cosas materiales no brindan felicidad. Tal vez, lo hacen de una manera momentánea, pero con el pasar de los días te das cuenta que no eres más feliz.


Sin embargo, lo importante para resaltar es que para conseguir esas cosas materiales tuviste que contar con la familia, amigos y pasatiempos que son los hábitos que si te pueden hacer mucho más feliz. Ejemplo: vivir experiencias, compartir con tus seres queridos tiempos de calidad, viajar, ser detallista, ser agradecido y siempre tratar bien a los demás seres humanos.


Esperar por el futuro.


Decirte a ti mismo: "Seré feliz cuando..." es uno de los hábitos infelices más fáciles de caer. Realmente no importa cómo termines la declaración (puede ser un ascenso, más salario o una nueva relación) pero al poner demasiado énfasis en las cosas materiales, sabemos que esta mal ya que, lo material no conduce a la felicidad.


No pierdas el tiempo esperando algo que se ha demostrado que no tiene ningún efecto positivo sobre su estado de ánimo. En lugar de eso, concéntrate en ser feliz ahora mismo, en el momento presente, porque no hay garantía del futuro.


Luchar contra el cambio.


El cambio es una parte inevitable de la vida, y quienes luchan contra él lo hacen porque luchan por mantener el control. El problema con este enfoque es que luchar contra el cambio en realidad limita su control sobre la situación al poner una barrera entre usted y las acciones que debe tomar para mejorar su situación.


El objetivo es prepararse de la mejor manera para él cambio. Para esto, debemos pensar en las consecuencias de los cambios potenciales para que no te tomen desprevenido si surgen.


El primer paso es admitir que incluso las facetas más estables y confiables de tu vida no están completamente bajo tu control. Las personas cambian, las empresas cambian y las cosas simplemente no permanecen igual por mucho tiempo. Cuando se permite anticipar el cambio y comprender sus opciones si se producen, evita quedar empantanado por emociones fuertes como la conmoción, la sorpresa, el miedo, la frustración y la decepción cuando los cambios realmente ocurren.


Si bien es probable que todavía experimentes estas emociones negativas, aceptar que el cambio es una parte inevitable de la vida te permite concentrarte y pensar racionalmente, lo cual es fundamental para aprovechar al máximo una situación no deseada o imprevista.


Ser pesimista.


Nada alimenta tanto la infelicidad como el pesimismo. El problema con una actitud pesimista, más allá de que sea perjudicial para tu estado de ánimo, es que se convierte en una profecía autocumplida: si esperas cosas malas, es más probable que obtengas cosas malas.


Oblígate a mirar los hechos y verás que las cosas no son tan malas como parecen.


Ser envidiosos.


Los celos y la envidia son incompatibles con la felicidad, por lo que, si constantemente te comparas con los demás, es hora de dejar de hacerlo.


En un estudio, la mayoría de los sujetos dijeron que estarían bien si ganaran menos dinero, pero sólo si todos los demás también lo hicieran. Tenga cuidado con este tipo de pensamiento, ya que no le hará feliz y, en la mayoría de los casos, tendrá el efecto contrario.


Ser perezoso.


Como las personas infelices son pesimistas y sienten una falta de control sobre sus vidas, tienden a no hacer nada y esperar a que la vida les pase por encima. En lugar de fijarse metas, aprender y mejorar, simplemente siguen avanzando con dificultad y luego se preguntan por qué las cosas nunca cambian. No dejes que este seas tú. No podemos esperar resultados distintos, haciendo lo mismo una y otra vez sin cambiar.


No tener vida social.


Cuando te sientes infeliz, es tentador evitar a otras personas. Este es un gran error ya que socializar, incluso cuando no lo disfrutes, es excelente para tu estado de ánimo.


Todos tenemos esos días en los que simplemente queremos taparnos la cabeza con las mantas y negarnos a hablar con nadie, pero comprendemos que en el momento en que esto se convierte en una tendencia, destruye tu estado de ánimo.


Reconoce cuándo la infelicidad te vuelve antisocial, oblígate a salir y relacionarte, y notarás la diferencia de inmediato.


Cambiar tus hábitos en nombre de una mayor felicidad es una de las mejores cosas que puedes hacer por ti mismo. Pero también es importante por otra razón: tomar el control de tu felicidad también hace más felices a todos los que te rodean.


Especialmente cuando vives agradecido y eres amable, tiendes que construir hábitos de vida que te hacen mas felices. El habito de ser detallistas y regalar el mejor chocolate de cacao siempre será una gran opción.


Imagina la sonrisa en el rostro de esa persona especial al recibir un chocolate tan exclusivo. Es más que un regalo; es una forma de demostrar tu cariño y atención. Es el detalle que convierte un día ordinario en uno extraordinario.


Encuentra nuestros productos en la comercial papelera, nuestro punto fisico en casa balsa calle 106 # 17 17, tiendas saludables y tiendas de detalle.

7 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Commenting has been turned off.
bottom of page